Magdalenas caseras y esponjosas, bizcochos de soletilla o genovés, con auténtico sabor a infancia, o brownies y bizcochos de distintos sabores y texturas.