,

Día del Croissant o Cruasán

Croissant

El próximo 30 de Enero, los norteamericanos festejan el Día Nacional del Croissant.

Y nosotros también nos sumamos al festejo del bollo más famoso. Porque un producto de la bollería que nos brinda tantas alegrías, como los croissants, se merece un verdadero homenaje.

El cruasán o croissant es tan versátil que lo podemos comer natural o a la plancha,  en el desayuno. Al mediodía podemos tomarnos un croissant relleno con distintos ingredientes, a modo de sandwich. En la merienda, podemos tomar el croissant relleno de jamón y queso al horno, una verdadera delicia. Y a la noche podemos degustar riquísimos mini croissants rellenos a modo de cóctel.Mini cruasans rellenos

Es por eso que para nosotros el 30 de este mes, también será el Día del Croissant, y lo celebraremos recordando las leyendas que giran en torno a su origen.

No os engañéis por su acento francés.

El croissant no se inventó en Francia, sino parece ser que fue en Viena, durante el avance de los otomanos en Europa.

Los turcos, después de conquistar los Balcanes, Constantinopla y Hungría, avanzaban hacia Viena dispuestos a invadirla. Pero la ciudad estaba protegida por una muralla. Por esta razón los soldados otomanos decidieron cavar túneles bajo la muralla y así introducirse en la ciudad durante la noche.

¿Y quién podía estaban despierto a esa hora de la madrugada para dar la voz de alarma? ¡Los panaderos, claro!

Historia del cruasanEllos fueron quienes escucharon los sonidos sospechosos y alertaron sobre el peligro logrando detener el ataque. Para recordar este hecho y en agradecimiento a la condecoración recibida del emperador, los panaderos vieneses elaboraron panecillos en forma de media luna (presente en la bandera otomana).

De esta forma los vieneses “se comieron” a los turcos, literalmente.

Otra leyenda cuenta que fue un hombre de negocios polaco, Kulczycki, quien logró traspasar el cerco otomano, obtener información sobre la próxima llegada de las tropas austríacas y volver con la valiosa noticia al interior de la ciudad. Esto hizo que las tropas vienesas pudieran resistir el asedio y Kulczycki se tranformó en héroe nacional.

Cuando los otomanos abandonaron su tentativa de invasión y huyeron, dejaron tras de sí valiosas mercancías, entre las que se encontraba el valorado café turco. Dícese que Kulczycki recuperó el café y lo sirvió acompañado de Kipferl, bollos en forma de medialuna.

Más tarde, sería la reina austríaca María Antonieta quien llevaría esta bollería a Francia, más específicamente a Versalles, junto con el café y el chocolate.

Por lo tanto, el delicioso cruasán que tomamos hoy en día, recuerda la derrota turca. Como tantos alimentos, cuyos origenes se vinculan a hechos y acontecimientos históricos y que no conocemos.

La palabra Croissant, significa “creciente” (fase creciente lunar) y su elaboración lleva harina de fuerza, sal, levadura, mantequilla, agua, azúcar. En muchos paises como Argentina o Uruguay también se elaboran con grasa animal. Y uno puede elegir entre medias lunas de grasa o de manteca.

En la pastelería Horno San Onofre ofrecemos croissants en Madrid en todas nuestras tiendas, durante todo el año. Elaborados de forma artesanal, como siempre y con productos de primera calidad.

Creemos que en Madrid ya sería hora también de establecer el Día del Croissant, y así homenajear a tan sabroso producto de pastelería.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 4 =