El Día de la Madre es un regalo

El Día de la Madre es un regalo

¡Dicen que madre hay una sola! Y no lo vamos a negar, ya que sería difícil que la naturaleza nos diera dos.

¡Aunque cuántas veces vemos abuelas, tías, amigas, mujeres, que han sido como madres para mucha gente!

Y es que el instinto de ser madre reside dentro de toda mujer.

EL DÍA DE LA MADRE EN LA ANTIGÜEDAD

La figura de la madre ha sido objeto de veneración casi desde que el humano existe sobre la tierra, ya que la madre es la fuente de toda vida. Para ello basta con ver las figuras de épocas prehistóricas encontradas en tumbas o fosas domésticas, que representan la fertilidad encarnada en un cuerpo femenino.
El  vínculo entre la fertilidad de la tierra y la fecundidad de la mujer surge cuando la sociedad se transformó de nómada cazadora en sedentaria, porque las mujeres se ocupaban de cultivar y por lo tanto eran las responsables de la abundancia de la tribu, ya que sólo ellas poseían el misterio de la creación.
La vida humana se asimiló al ciclo vegetal: tras ser engendrados por la tierra, los hombres y también las plantas crecían, se desarrollaban y volvían a las entrañas de la tierra cuando morían.
¡Cómo no iba a ser adorada la figura femenina!El Día de la Madre es un regalo
En Egipto, Grecia y Fenicia se adoraron a las diosas Isis, Cibeles y Rea. Isis, la gran diosa madre entre los egipcios, esposa de Osiris, era objeto de homenaje y celebración. Y en Grecia se homenajeaba a Rhea, madre de Zeus, Hades y Poseidón.
Ya con el cristianismo, las diosas paganas se cristianizaron y se adaptaron al culto de la Virgen María.

EL DÍA DE LA MADRE EN LA MODERNIDAD

El Día de la Madre como los españoles lo conocen hoy, proviene de los Estados Unidos, donde se celebra el 2º domingo de Mayo.
Fue primero una mujer, Julia Ward Howe, abolicionista y defensora de los derechos de las mujeres, quien escribió la Proclama del Día de las Madres, una protesta contra la guerra y llamando al desarme y a la paz, en 1870.
Pero fue otra mujer, Anna Jarvis, activista americana, quien terminó de instalar la idea de homenajear a la figura materna.
Su madre había sido una luchadora en favor de los derechos a la salud y seguridad de los trabajadores durante la Guerra Civil americana, y Anna quiso homenajearla y recordar su figura. Así que comenzó una campaña con cartas enviadas a las autoridades, pidiendo que se declarase el 2º domingo de Mayo el Día de la Madre. Esta fecha coincidía con una costumbre inglesa de dedicar el cuarto domingo de cuaresma a las madres operarias, para que se quedaran en casa con sus hijos.
El Día de la Madre es un regalo

Anna Reeves Jarvis

Recién en 1914, el presidente Wilson declaró el Día de las Madres oficialmente en ese país. Pero esta fecha se convirtió en un motivo de lucro para los comerciantes y se alejaba de la idea que tenía Anna de fortalecer el respeto por los padres y por la familia.
Tal es así que Anna luego luchó para anular el Día de la Madre. Pero ya era tarde. La semilla había prendido y la tradición ha seguido firme hasta nuestros días.
Pero, sin quererlo, el Día de la Madre es un regalo que Anna ha hecho a todas las madres del mundo. Ya que la fecha se ha convertido en un día en que hacemos un alto en nuestras actividades para homenajear a la persona que nos dio la vida. O saludar a esa persona que nos cobijó y cuidó como una madre.
¡Feliz Día de la Madre!
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =