,

El porqué de las tartas de cumpleaños

¿Nunca te has preguntado el porqué de las tartas de cumpleaños con velitas?

¿Porqué celebramos esas fechas con un pastel de cumpleaños redondo en vez de otro plato o comida, tal vez salado?

Los egipcios ya celebraban las fechas de cumpleaños allá por el 3000 a.C., pero sólo las de los hombres ricos pertenecientes a la realeza.

Los griegos también celebraban los cumpleaños de los hombres poderosos y creían que el dios que gobernaba el día del nacimiento era el que protegía a la persona toda su vida. En las celebraciones el cumpleañero estaba rodeado de sus amigos y familiares quienes lo protegían de los malos espíritus.

La diosa Artemisa, hermana de Apolo, era la diosa de la noche y de la luna. Su cumpleaños se celebraba el sexto día de cada mes con una tarta a base de harina y miel de forma redonda y adornada con velas, representando la luz y brillo que la luna emana hacia la tierra.

El humo de las velas ayudaba a elevar los deseos hasta los dioses en el cielo,

por eso se soplaba la vela, para ayudar a los deseos en su viaje hasta al cielo. Y la forma redonda del pastel era un homenaje a la forma de la luna.

Hoy en día las velas tienen un significado de purificación, se las relaciona con el bienestar y la protección contra energías negativas.

El porqué de las tartas de cumpleaños.Los romanos adoptaron también esta costumbre pero la destinaron a festejar el cumpleaños de alguna persona importante de la realeza y a transormarlo en festividad nacional. Los 50 años eran una fecha muy importante y los celebraban con un pastel de harina, queso rallado, miel y aceite de oliva.

Esta tradición de festejar los cumpleaños se adoptó en muchos lugares del mundo hasta que el cristianismo terminó con ella, al considerarla una costumbre pagana, e impuso el 25 de diciembre como fecha para festejar el nacimiento de Cristo.

Los alemanes colocaban una gran vela (la luz de la vida) en el centro del pastel, en vez de muchas velitas. Y le hacían 12 marcas representando los 12 meses del año, dejando que la vela se consume hasta el mes del homenajeado.

Nosotros creemos que regalar una tarta de cumpleaños es un acto de amor, ya que la persona que lo hace ha tenido que pensar en los gustos del homenajeado previamente, encargarla, a veces con algún mensaje o decoración especial, y poner mucha ilusión en este rito. La tarta que regala es una tarta personalizada, no es cualquier tarta. ¡Ni hablemos si la tarta es elaborada por ella misma!

¿Ya sabes a quién regalarás la próxima tarta de cumpleaños? ¡Ve pensando que seguramente la fecha está muy próxima!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + cuatro =