Queremos tus fotos creativas

Bollería para la vuelta al cole. Calidad en vez de cantidad.

Sabemos que a los niños les encanta la bollería y que ésta debe consumirse sin abusar, como todos los alimentos calóricos.

Entonces cuando ofrezcamos un bollo a nuestros hijos, recordemos que no es lo mismo un bollo elaborado de forma casera y artesanal que un bollo industrial.

¿Y porqué? Porque la bollería industrial es muy calórica, o sea que contiene un elevado número de calorías en poca cantidad de comida. Y estas calorías son abundantes en azúcares, grasas trans y colesterol.Croissant

Se habla mucho de los inconvenientes de la bollería industrial para la salud, pero ¿realmente somos conscientes de este tema?

Las grasas trans son aceites vegetales parcialmente hidrogenados (para aumentar la vida útil del alimento) que elevan el colesterol malo (LDL) y los triglicéridos. También se ha demostrado recientemente que aumentan el riesgo de sufrir depresión.

A continuación os detallamos las diferencias entre la bollería artesanal y la bollería elaborada industrialmente:

Bollería casera:

  • Alimento con calorías, pero menos cantidad que la bollería industrial (190-220 Kcal por ración)
  • Contenido en grasa menor que la industrial
  • Las grasas son de origen vegetal, como el aceite de oliva
  • Menos colesterol
  • No contiene grasas trans
  • Alto contenido en azúcar
  • Sin conservantes

Bollería industrial

  • Alimento abundante en calorías (hasta 400 kcal por ración)
  • Contenido en grasa alto
  • Grasas muy saturadas, como los aceites vegetales de palma y coco
  • Contenido en colesterol alto
  • Grasas trans
  • Alto contenido en azúcar
  • Con conservantes

Cada vez hay más pastelerías dedicadas a la elaboración de bollería artesanal y casera, poniendo especial cuidado en las materias primas que se utilizan. Estas pastelerías suelen ser más caras que las industriales, ya que la elaboración de sus productos lleva más tiempo, y utilizan ingredientes cuyos precios son también más altos. Es por eso que el sabor de esta bollería es exquisito.

Pero debemos tener en cuenta que lo que invertimos en alimentación lo ganaremos en salud y en el bienestar físico y mental de nuestros niños.

Pronto nuestros hijos vuelven al colegio y los tiempos en el hogar se complican. Ya no hay tanto tiempo para dedicar a la cocina como en vacaciones. Y a veces tenemos que hechar mano de alimentos preparados.

Pues entonces antes de comprar bollería industrial, elijamos bollos de pastelerías que trabajen con otro concepto de la alimentación. Que elaboren sus productos a diario, teniendo en cuenta la calidad, para vivir de una profesión responsable, ofreciendo a sus clientes lo mejor en alimentación.

En la vida hay muchos momentos en los cuales podemos ahorrar dinero. No lo hagamos con la alimentación y la salud. No dejemos que la buena pastelería se extinga, seamos parte de la solución.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 4 =