El regalo de ser madre

El regalo de ser madre

Ser madre también es un regalo, no hay duda.

Pero hay que reconocer que ser madre no es una tarea sencilla.

Aunque el cuerpo de la mujer viene preparado para dar vida y la biología nos acompaña en esa misión, esto no es tan claro en los acontecimientos posteriores.

Cuando tenemos que criar a nuestros hijos, aconsejarlos, acompañarlos, apoyarlos… la cosa a veces se complica. Y dudamos, nos asaltan los temores, nos sentimos culpables. Creo que lo mejor es dejarse llevar por el instinto y por el amor, esa energía tan poderosa. No creo que nos equivoquemos sin actuamos por amor.

Nosotros hemos querido homenajear a todas las madres desde el amor y desde el humor. Recordando esas frases que tan a menudo hemos escuchado decir a nuestras madres y ahora nos escuchamos a nosotras mismas decirlas a veces. Es un regalo dulce para mamá, que esperamos sepan recibirlo con humor.

LAS MEJORES FRASES DE NUESTRAS MADRES


Porque no, cuando seas madre lo entenderás.
(Aha, ¿y mientras qué hago)

Esta casa no es un hotel, para que entres y salgas cuando se te de la gana
(Y cuándo debería hacerlo, cuando no tengo ganas?)

Porque soy tu madre y punto.
(Frase que termina toda discusión y nos avisa que no sigamos intentando)

Si lo busco yo y lo encuentro…
(No sabemos por qué pero esta frase nos hace sospechar que lo encontrará)

Y si tus amigos se tiran de un puente, tu también?
(Pregunta que nos hace comprender que deberíamos haber dicho “porque tenía ganas”)

Yo a tu edad ya estaba casada y con dos hijos.
(Frase que puede despertar nuestros comentarios más inoportunos… Mejor sonreir y callar)

Llama en cuanto llegues.
(Frase que en el fondo nos reconforta, aunque pongamos mala cara)

¿Tu qué crees, que el dinero llueve del cielo?
(Pregunta que nos hace empezar a vislumbrar la necesidad de ser independientes)

Si estás cansado para ayudarme, también lo estás para salir con tus amigos.
(Touché, mejor hacer como que no escuchamos)

¿Llevas abrigo?
(Frase que escucharemos tengamos 9 años o 70)

¿Vas a salir vestido/a así?
(Pregunta que nos demuele justo cuando nos sentíamos los reyes del mambo)

La comida no se tira. ¿Sabes cuántos niños pasan hambre en el mundo?
(A esta edad el mundo queda tan lejos mamá…)

Eres igual que tu padre…!
(Y si, soy su hijo, ejem)

Con todo lo que he hecho por vosotros…
(Manipulación a la vista…)

¿Para qué me preguntas si luego haces lo que quieres?
(Porque quería saber tu opinión, y luego tener mi propia experiencia, mami)

Te lo digo por tu bien!
(Si, era lo que suponía, mamá)

Hay muchísimas más frases de madre que podríamos compartir pero esta es una breve reseña donde todos nos podemos sentir identificados. Ya por ser hijos o por ser padres.

Es un dulce homenaje de Horno San Onofre para la persona más importante en nuestra vida. ¡Felicidades!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 5 =