¿Eres más de sabores dulces o salados?

¿Eres más de sabores dulces o salados?

Seguramente que alguna vez te han preguntado esto: ¿tu eres más de dulce o de salado?

Es una de esas definiciones o etiquetas que nos ponemos a nosotros mismos, como otra cualquiera, por ej. “a mí me gusta más el verano que el invierno” o “yo soy más noctámbulo que diurno”… Como si esas apetencias nos definieran y nos dieran cierta identidad.

Pero la verdad es que hay líneas de investigación en el campo de la psicología que se centran en el estudio de la personalidad asociada a las preferencias en los sabores.

¿Eres más de sabores dulces o salados?

Y estas investigaciones nos dicen que nuestras experiencias en la vida determinan muchas veces nuestra tendencia hacia un sabor, más que hacia otro. Por ej. podemos asociar el dulce a momentos de reunión familiar o de recompensa, como cuando mamá nos hacía esa riquísima tarta de chocolate con frambuesa que tanto nos gustaba, porque nos habíamos sacado una buena nota. Entonces podemos llegar a abusar del dulce volviendo a buscar inconscientemente esa “recompensa” que nos brinda bienestar. Muchas veces también sustituimos carencias emocionales con determinados sabores.

Algunas investigaciones o teorías asociadas a los sabores nos dicen que:

Sabores dulces

Las personas que prefieren los sabores dulces, son personas seguras de sí mismas, alegres y satisfechas. Poseen una energía que se contagia a su entorno, son impredecibles y suelen despertar admiración. Se dice también que son personas hedonistas, compasivas y solidarias. Pero ojo! que tu cuerpo pida determinados sabores dulces constantemente como el chocolate, puede querer indicar que a tu organismo le falte magnesio, algo muy común en la mayoría de la gente. Por otro lado, los alimentos dulces son los que tienen mayor capacidad para generar endorfinas (la hormona de la felicidad) cuando los consumimos.

Sabores salados

Las personas que prefieren los sabores salados, suelen dejarse influenciar por lo que hace la mayoría y adjudican su suerte o su destino a factores externos a ellos más que a factores que provienen de su interior o de sus creencias. Son personas  que necesitan la ingesta de potasio, calcio y hierro. También puede ser que después de hacer ejercicio o después de haber sudado mucho necesites comer alimentos salados; esto indica que necesitas hidratarte.

Otros datos curiosos sobre la comida

Las personas que comen poco, por otro lado, se asocian a individuos que suelen anteponer sus necesidades a las de los demás y que sacan el máximo provecho de las experiencias que viven.

Las personas que comen rápido, en cambio, suelen anteponer otras prioridades antes que a sí mismos. También es cierto que son muy productivos y exitosos.

Y por si alguna vez te has preguntado ¿Qué engorda más? ¿Un alimento dulce o un alimento salado?, pues te contamos que los dos tipos de alimentos son calóricos, pero en los dulces hay más cantidad de energía en menos cantidad. Por eso algunas personas pueden elegir un alimento dulce cuando necesitan obtener una dosis de enegía rápidamente.

Donde se percibe el sabor

Nuestra lengua posee papilas gustativas que nos ayudan a percibir los sabores. Básicamente cuatro: salado, dulce, ácido y amargo. El dulce se percibe en la parte delantera de la lengua mientras que el salado se extiende más atrás y hacia los lados de la lengua.

Y tú ¿qué sabor prefieres? ¿Una rica tarta dulce con mucha nata o un tentador picoteo salado con un buen vino?

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − diez =